Saber tomar decisiones sabias


Gálatas 6.7-10


No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.


Gran parte de nuestra vida puede resumirse en las decisiones que hemos tomado hasta el presente. Por eso es tan importante aprender a tomar decisiones sabias que nos lleven a la vida que Dios quiere para nosotros. Y la base para hacerlo es una convicción firme con respecto a la verdad de la Palabra de Dios, que nos mantendrá seguros en nuestras relaciones, situación económica, trabajo, iglesia y uso de nuestro tiempo.


El principio de siembra y cosecha debe guiar cada decisión que tomemos, porque al final cosecharemos el fruto de nuestra decisión. El apóstol Pablo contrastó dos maneras en que los cristianos pueden sembrar —para el Espíritu o para la carne.


En nuestro interior se libra una batalla entre los deseos del Espíritu Santo y los deseos de nuestra carne —esos pecados y tendencias que permanecen en nosotros incluso después de la salvación (Ga 5.17). Nuestra meta debe ser acabar con los deseos pecaminosos y egoístas que tenemos, para que podamos seguir al Espíritu que nos dirige de acuerdo con las Sagradas Escrituras. Por tanto, cuanto más conozcamos y entendamos la Palabra de Dios, más podremos discernir la guía del Espíritu.


Para hacer esto práctico, recuerde que cada vez que repite en su mente algún agravio que le hayan hecho, se queje con respecto a su situación, murmure sobre un amigo o satisfaga un deseo adictivo, está sembrando para la carne y cosechará más de lo mismo más tarde. Pero si deja que el Espíritu le guíe y fortalezca, podrá perdonar a los demás, estar contento en toda situación, tener deseos santos y producir el fruto del Espíritu (vv. 22-23).

4 vistas

© 2018 por JOSUÉ SÁNCHEZ CONESA

  • Facebook Clean
  • Twitter limpio
  • YouTube Clean