top of page

¿Qué significa Coram Deo? y ¿Por qué es parte de nuestro nombre distintivo como iglesia?

Actualizado: 24 ene



Los judíos tienen un saludo en hebreo común y habitual entre ellos, se saludan diciéndose: “Shalom”, que significa, la paz y prosperidad integral de Dios sea para contigo. La iglesia primitiva, compuesta por judíos y gentiles, también tenía un saludo característico en griego y era “Maranatha”, que significa, ¡Cristo viene pronto! Los cristianos de la iglesia contemporánea se saludan comúnmente diciendo “Bendiciones” o “Dios te bendiga”, que viene a decir “deseo lo mejor de la parte de Dios para tu vida”.


En la época de la Reforma Protestante, en el siglo XVI, hubo un saludo que se hizo común entre los cristianos protestantes reformados que decía en latín “Coram Deo”. Lo cierto es que esta frase era mucho más que un saludo para ellos, era un lema de vida, y lo que pretendían al saludarse de esta manera era el recordarse cómo debían vivir.


¿Por qué Coram Deo? Coram significa «en persona», «cara a cara», «en presencia de», «ante los ojos de», «delante de». Y Deo, en latín, es Dios. Por tanto, Coram Deo es una frase en latín que significa “vivir delante del rostro de Dios”. Es vivir de manera que la mente y el corazón están conscientes todo el tiempo de la mirada y la presencia de Dios en donde quiera que estemos y en lo que sea que hagamos.


Esta expresión adquirió mayor riqueza llegando a significar no sólo vivir delante del rostro de Dios, sino, además, bajo su absoluta autoridad, conscientes de la soberanía y providencia divina y con el firme propósito de glorificar a Dios hasta en el más mínimo detalle de sus vidas. Así que, cuando los cristianos reformados se saludaban con esta expresión, lo que estaban recordándose unos a otros era:


“Vivimos delante del rostro de Dios,
bajo la autoridad de Dios,
y para la gloria de Dios.”

Sin duda un lema de vida por el cual merece la pena vivir como peregrinos en este mundo, un reto y una meta digna para la iglesia de Cristo mientras transita por tierra hostil hasta llegar a la gloria, a nuestra verdadera patria y hogar; un lema que hemos considerado abrazar como nuestro distintivo congregacional.


Que Dios nos ayude a honrar Su Nombre, viviendo cada día de esta manera… viviendo Coram Deo.

190 visualizaciones0 comentarios
bottom of page