Lección 4 Los libros de sabiduría: Proverbios (1ª Parte) | Vivir con integridad y sabiduría


El audio de la Clase en Fuente Álamo:









El audio de la clase en Cartagena:




Cada uno de los libros de la Biblia entra dentro de una clasificación, por ejemplo, tenemos los Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas, Juan), tenemos el Pentateuco o libros de la Ley (Génesis, Éxodo, Levítico, Número y Deuteronomio), tenemos las Epístolas, los Libros históricos, los libros proféticos... y dentro de esas clasificaciones de los libros de la Biblia nos encontramos con la de "Los libros de sabiduría" o también conocidos como "Sapienciales" (que viene del latín y significa "de sabiduría").


Hay dos clasificaciones de estos libros:



De esas 2 clasificaciones que hacen los teólogos, entendemos que la más correcta es la que clasifica como libros de sabiduría a Proverbios, Eclesiastés y Job, puesto que Salmos y Cantares son más bien libros poéticos.



Dicho esto, los vamos a ver por ese mismo orden, por lo tanto, hoy comenzaremos viendo el libro de Proverbios y cómo se relaciona con Eclesiastés y Job. Es muy importante leer los 3 libros para llegar a entender la vida desde la perspectiva de Dios y ser sabios en ella. Si no leemos y profundizamos en los 3 libros, es como si vemos una película pero no la terminamos y no sabemos el final.


Vamos a ver primer este vídeo introductorio del libro de Proverbios:



Como bien nos dice al final de este vídeo, Proverbios es un libro de norma general, pero no es un libro de promesas, porque no siempre lo que está escrito en él se cumple, no fue escrito con esa intención, hay muchas excepciones en la vida y de eso se trata Eclesiastés y Job, por eso es tan necesario que podamos estudiar los 3 libros en conjunto.





Veamos primeramente una serie de datos introductorios para poder entender el libro de Proverbios:



Los proverbios son dichos cortos llenos de sabiduría, creados para poder memorizarlos. Si nos fijamos bien, realmente los proverbios (estos dichos cortos) comienzan en el libro de Proverbios a partir del capítulo 10 hasta el 29. Del capítulo 1 al 9 no hay proverbios realmente, sino una introducción a la sabiduría y al discernimiento. Y los capítulos 30 y 31 son dos capítulos agregados que tocan temas de sabiduría. Por tanto, realmente los dichos cortos (proverbios) nos los encontramos del 10 al 29, y veremos que aparentemente de una forma desordenada, nos relata el escritor un gran número de dichos de diferentes temas, es como si todo el tiempo cambiara de tema entre un versículo y otro. Realmente no hay desorden, sino que los proverbios tienen como fin darnos sabiduría acerca de muchos temas y es como una recopilación de todos esos dichos de sabiduría. Recordemos que el libro en su manuscrito original nunca fue clasificado en capítulos y versículos, eso es algo que se hizo posteriormente para facilitar la lectura.



Los capítulos 25 al 29 son proverbios de Salomón pero recolectados por los Consejeros del Rey Ezequías, que fue uno de los reyes más importantes de Israel. ¿Por qué hicieron esa colección de proverbios? Porque querían extraer proverbios que ayudaran a ser un líder sabio, por tanto, del capítulo 25 al 29 nos encontramos con proverbios escogidos específicamente para el liderazgo.



Veamos este segundo vídeo que profundiza en la estructura del libro de Proverbios y su temática:




La Palabra sabiduría en hebreo se usa de estas 4 maneras en la Biblia. Los 3 primeros (habilidad manual, habilidad intelectual y sentido común) son comunes para todos los seres humanos, es decir, Dios al habernos hecho a su imagen y semejanza nos ha creado con cierto grado de sabiduría a todos los seres humanos, pero sabiduría común relacionado con esos tres términos.


Pero cuando la Biblia habla realmente de una persona sabia, la verdadera sabiduría es el temor del Señor, sin temor del Señor lo demás no sirve de nada, al contrario, si no tememos al Señor somos necios y todo el resto de sabiduría (habilidad manual, intelectual y sentido común) no sirven de nada.

¿Qué es el temor del Señor?


Es tenerle el máximo respeto, reverencia y honor, es caminar en esta vida procurando hacer su voluntad en todo tiempo y en toda decisión. Es vivir humillado delante de Dios, reconociendo que Él lo sabe todo y que yo necesito de su sabiduría porque por mí mismo soy necio por naturaleza. Cuando uno es temeroso de Dios, tiene temor y dolor de ofender a Dios con su vida, procura siempre agradar a Dios en todo.



Una vida bien vivida es una vida vivida sabiamente y esto lo representa este ciclo de la imagen anterior. Si yo temo al Señor, tendré una relación con Él más íntima, esto dará como lugar una mayor sabiduría a mi vida, me conformará a la imagen de Cristo, poniendo su mente en mí y esto derramará el favor de Dios sobre mí. Este ciclo debe de ser constante, si crecemos en la relación con Dios creceremos en todo lo demás y el temor del Señor es el Principio de todo esto.


Si este ciclo es una realidad en nuestras vidas entonces lo que dice Proverbios 4:18 se cumplirá y nuestra vida brillará cada vez más:


Proverbios 4:18 (NTV)

El camino de los justos es como la primera luz del amanecer, que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor.


Este camino debe de ser un camino de perseverancia, es decir, este ciclo requiere disciplina diaria porque sino nos puede pasar como a Salomón, que siendo el hombre más sabio de su época, llegó a decir una necedad tal como la que encontramos en Eclesiastés 3:19-21 (NTV) dice: Pues tanto las personas como los animales tienen el mismo destino: ambos respiran y ambos mueren. Así que las personas no tienen una verdadera ventaja sobre los animales. ¡Qué absurdo! Ambos terminan en el mismo lugar: del polvo vienen y al polvo vuelven. Pues, ¿quién puede demostrar que el espíritu humano va hacia arriba y el espíritu de los animales desciende al fondo de la tierra?


Nosotros sabemos que hay una gran diferencia entre el ser humano y los animales, para empezar porque el ser humano está creado a imagen y semejanza de Dios y los animales no, y por tanto, estamos creados para tener relación con Dios y los animales no, y tenemos un destino eterno y los animales no.

Por tanto, este hombre considerado tan sabio, llegó a ser capaz de decir tal necedad porque en algún momento de su vida dejó de temer al Señor porque dejó de relacionarse con Él y por tanto dejó de ser sabio y empezó a vivir como un necio y a decir necedades. ¿Cuál es la diferencia entonces entre el Salomón sabio y el Salomón necio? La relación con Dios que como hemos visto tiene una relación directa con el temor del Señor y con la sabiduría.

Referente al favor de Dios quiero que leamos este versículo que se encuentra en:


Proverbios 8:35 (NTV)

Pues todo el que me encuentra, halla la vida y recibe el favor del Señor.


Una cosa es la misericordia de Dios: No nos da lo que nos merecemos (es decir, el castigo por nuestros actos).


Otra cosa es la Gracia de Dios: Nos da lo que no nos merecemos (la salvación y ser llamados sus Hijos con todos sus beneficios).


Y otra última es el Favor de Dios: Como hijos tenemos el favor de Dios manifestado en su misericordia y su gracia y su cuidado y protección diaria, pero cuando un hijo da alegría a su padre y hace lo que al Padre le agrada, eso trae recompensa y eso es el favor de Dios que puede abundar conforme más alegría damos a su corazón al caminar íntegramente y sabiamente en el temor del Señor.


Test de auto evaluación


https://forms.gle/Pr2dDHmjjrTP7bVj9


Profesor: Josué Sánchez

67 vistas

© 2018 por JOSUÉ SÁNCHEZ CONESA

  • Facebook Clean
  • Twitter limpio
  • YouTube Clean