Lección 13 Principios de sabiduría para el ministerio 4ª parte | Siervos de Dios

Actualizado: 14 de feb de 2019


(Hubo problemas con la grabación en vídeo, por tanto la clase solamente está disponible en audio).










Principio #13 No se trata de ti, eres parte de un gran equipo con una gran misión y con una gran meta


Vamos a leer una historia relatada en una de las epístolas más pequeñas de la Biblia, que casi pasa inadvertida, la 3ª epístola de Juan, de hecho es el libro más corto de la Biblia. Aquí Juan, el discípulo amado, le escribe una carta personal a su amigo Gayo, que parece ser servía en una ciudad que no menciona la epístola. Por lo visto, Gayo era un fiel hospedador de ministerios que visitaban la ciudad donde él residía. En esta carta Juan le elogia por su hospitalidad y al mismo tiempo le habla acerca de las malas acciones de Diótrefes para advertirle.


Vamos a leer la epístola rápidamente para sacar algunas enseñanzas claves de aquí (3ª Juan NTV):


1 Yo, Juan, el anciano, le escribo esta carta a Gayo, mi querido amigo, a quien amo en la verdad. 2 Querido amigo, espero que te encuentres bien, y que estés tan saludable en cuerpo así como eres fuerte en espíritu. 3 Hace poco regresaron algunos de los maestros itinerantes, y me alegraron mucho cuando me contaron de tu fidelidad y de que vives de acuerdo con la verdad. 4 No hay nada que me cause más alegría que oír que mis hijos siguen la verdad.

5 Querido amigo, le eres fiel a Dios cada vez que te pones al servicio de los maestros itinerantes que pasan por ahí aunque no los conozcas. 6 Ellos le han contado a la iglesia de aquí de tu cariñosa amistad. Te pido que sigas supliendo las necesidades de esos maestros tal como le agrada a Dios; 7 pues viajan en servicio al Señor y no aceptan nada de los que no son creyentes. 8 Por lo tanto, somos nosotros los que debemos apoyarlos y así ser sus colaboradores cuando enseñan la verdad. 9 Le escribí a la iglesia acerca de esto, pero Diótrefes —a quien le encanta ser el líder— no quiere tener nada que ver con nosotros. 10 Cuando yo vaya sacaré a relucir las cosas que hace y sus infames acusaciones contra nosotros. No solo se niega a recibir a los maestros itinerantes, sino que les dice a otros que no los ayuden y, cuando los ayudan, él los expulsa de la iglesia. 11 Querido amigo, no te dejes influir por ese mal ejemplo. Imita solamente lo bueno. Recuerda que los que hacen lo bueno demuestran que son hijos de Dios, y los que hacen lo malo demuestran que no conocen a Dios. 12 Todos, incluso la verdad misma, hablan bien de Demetrio. Nosotros también podemos afirmar lo mismo de él, y ustedes saben que decimos la verdad. 13 Tengo mucho más que decirte, pero no quiero hacerlo con pluma y tinta, 14 porque espero verte pronto, y entonces hablaremos cara a cara. 15 La paz sea contigo. Tus amigos de aquí te mandan saludos. Por favor, dales mis saludos a cada uno de nuestros amigos de ahí.


De esta epístola tan cortita extraemos algunas enseñanzas y verdades muy importantes, voy a mencionarlas, aunque nos centraremos en algunas concretamente:


1. Necesito el ministerio de otros. (En este caso habla de maestros itinerantes).

Sobre esto ya estuvimos hablando en clases anteriores.


2. Debemos recibir a esas personas y a su ministerio con solicitud y hospitalidad, y debemos tratarlos con honor y respeto; pero lo mismo debemos hacer con los que están con nosotros.


Por eso ten cuidado con la familiaridad; aprende a valorar y a respetar el ministerio de los demás.


En las iglesias locales se da muchas veces la situación de que dentro del ministerio hay personas que son familia, esto puede ser una gran bendición si se gestiona bien, lo cual a veces no es fácil, pero se puede convertir en un gran obstáculo si esas personas no aprenden a valorarse y a respetarse dentro del ministerio, ¿por qué? Al conocerse la familia más íntimamente, conocemos más las intimidades de cada uno, nuestros fallos son más evidentes puesto que tenemos un contacto más cercano en el día a día y eso puede llevarnos a desvalorar, no respetar, e incluso saltarse los límites de autoridad y responsabilidad de cada uno.


También se da el caso de que se conocen prácticamente de toda la vida o comenzaron al mismo tiempo en el Señor, o quizá uno de ellos comenzó más tarde, pero tiene un llamado a responsabilidades y liderazgo diferentes, que el otro no tiene y como dice la Escritura “No hay profeta en su propia tierra.” Cuidado con la familiaridad y la confianza, como dice el refrán “la confianza da asco”.


Hay algo que me llama la atención de los discípulos de Jesús. Al principio discutían entre ellos por ver quién iba a ser el mayor, el más importante, pero luego vemos a un grupo de discípulos que no solamente se respetan entre ellos y se apoyan, sino que aprenden a someterse, de hecho como comentamos en clases pasadas, ni siquiera en Jerusalén el líder de la iglesia fue uno de ellos, sino uno que llegó más tarde, Santiago (Jacobo) el hermanastro de Jesús.


3. Debemos hacerlo siempre y cuando sean íntegros y enseñen la verdad. Si no lo hacen debemos advertirlo y condenarlo, nadie es intocable. No permitas que te manipulen y nunca te conviertas tú en un siervo autoritario, no sigas el mal ejemplo.


Nuestro valor, respeto y sometimiento están supeditados a la integridad del ministro y a si realmente enseña la verdad o no. No podemos obedecer a ciegas.


Hebreos 13:7 (NTV) dice:

7 Acuérdense de los líderes que les enseñaron la palabra de Dios. Piensen en todo lo bueno que haya resultado de su vida y sigan el ejemplo de su fe.

Y un poco más adelante en el verso 17 y 18 dice:

17 Obedezcan a sus líderes espirituales y hagan lo que ellos dicen. Su tarea es cuidar el alma de ustedes y tienen que rendir cuentas a Dios. Denles motivos para que la hagan con alegría y no con dolor. Esto último ciertamente no los beneficiará a ustedes. 18 Oren por nosotros, pues tenemos la conciencia limpia y deseamos comportarnos con integridad en todo lo que hacemos.


El Apóstol Pablo (casi con seguridad el autor de esta epístola) con todo lo que su figura representaba fíjate lo que dice en el versículo 22: 22 Les ruego, amados hermanos, que hagan caso a lo que les escribí en esta breve exhortación.


Ahora, aquí queremos hacer un apunte importante para aclarar, la visión de la iglesia se la va a dar Dios a los líderes de esa iglesia, no al rebaño, por tanto, no intentes imponer tu visión o ideas porque puedes estar cultivando el Espíritu de Jezabel (un espíritu de rebelión y división) dentro de una congregación.


4. Tengamos mucho cuidado de las personas que no están bajo cobertura, compañerismo ministerial o autoridad, como le pasaba aquí a Diótrefes, eso es un síntoma de inmadurez y motivaciones impuras.


Cuando una persona aprende a estar bajo sumisión, eso habla realmente bien de esa persona. Aléjate de las personas que no saben permanecer en una iglesia y nunca se someten a nadie. Jesús mismo es el mayor ejemplo de esto, siendo plenamente Dios, se somete a su Padre de forma voluntaria.


Recalco que sumisión habla de dejarse guiar, aconsejar, rendir cuentas y ser corregido y de formar parte de una visión de forma voluntaria aun cuando haya cosas que haría de otra manera.


5. Cuidado de querer convertir el ministerio en una plataforma personal. Diótrefes estaba focalizando toda la atención en su persona, ningún otro ministerio era digno para él. De hecho se comportaba de manera autoritaria y dictatorial, amenazando y obligando a las personas a que lo obedecieran solamente a Él.


Hay personas que acaban liderando o en áreas de responsabilidad con un gran problema interior de necesidad de aprobación, y por eso andan haciendo todo lo que está en sus manos para sentir la gratificación de las personas. O que piensan que el ministerio es un asunto de autorrealización. O que el ministerio se trata de ellos, de su éxito personal.


Hay muchos hermanos que realizan tu misma función o ministerio y a veces nos comparamos y competimos con otros, incluso desde la ignorancia, pero como dice el refrán “las comparaciones son odiosas”. Compararse y competir revela inmadurez y motivaciones impuras, una mala comprensión de lo que es ser un ministro de Dios.


Recuerda que el ministerio no es de tu propiedad, todo servicio o responsabilidad que te han sido encomendados son de un único dueño, el dueño de la iglesia, el dueño de todas las cosas, Dios. Al igual que nuestras vidas, nuestras familias, nuestros hijos… todo es propiedad de Dios, y sólo somos administradores de ello. Por lo tanto, no te aferres a un puesto o a un ministerio, podría ser temporal o a lo mejor podría ser para toda la vida, pero tienes que estar preparado para lo que venga, tu identidad y tu valor no te la da aquello que haces, por tanto, si un día llega tu líder y te dice Fulanito, hemos pensado y vemos conveniente que dejes de hacer este ministerio y te ocupes de este otro… no te enfades, recíbelo de parte de Dios. Hay ministerios que son para toda la vida, pero también hay ministerios que son de transición. Hay ministerios que por un largo tiempo los vas a desarrollar en un lugar, pero quizá haya un momento que tienes que soltar eso porque Dios quiere colocar a otra persona. Ejemplo: Un pastor con una iglesia o un líder con un grupo de personas o el líder de alabanza, etc. Mucho cuidado con las posiciones demasiado prolongadas. A veces son necesarios los cambios, por el bien de la organización, por el bien del país (presidentes).


Recuerda por tanto que no se trata de ti, la gente es el propósito y la gloria de Dios es la meta. Tenemos que morir tanto a nuestras ambiciones personales como a nuestro ego. Servimos a Dios y por ende servimos a la gente, eso requiere ser desinteresado, desprovisto de egoísmo y pensar en las personas antes que en las tareas o en uno mismo.


Marcos 6:30-44 (La alimentación de los 5 mil) RV60

Nota en ese texto como los discípulos se habían retirado a descansar porque ni siquiera tenían tiempo para comer. Pero tan pronto Jesús vio la multitud tuvo compasión de ellos. Los discípulos estaban orientados a las tareas (v.36). Pero Jesús tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas sin pastor (v.34). En una iglesia, comenzar y terminar a tiempo el servicio dominical no es lo más importante, aunque tiene importancia. Lo más importante es que las almas que asistan reciban su porción de Dios, que sean ministradas.


6. Como nos revela aquí Juan con la persona de Demetrio; no tienes que demostrar nada, al final cuando haces las cosas bien, tu propia vida, tu integridad, defenderá tu ministerio y otros lo reconocerán sin necesidad de dar explicaciones y se someterán a él. No hay que imponer a la fuerza nada.


Diótrefes vs. Demetrio

Diótrefes: Su actitud y comportamiento lo desacreditaban por sí mismos, necesitaba imponer para ejercer su ministerio.

Demetrio: Su trabajo desinteresado por los demás y su veracidad, le habían dado el sello de aprobación ante todos de su ministerio, sin necesidad de imponer.


Recuerda, no tienes que demostrar nada a nadie, solamente limítate a hacer lo que Dios te dice.


Principio #14 Ten cuidado con la Procrastinación y la negligencia


Significados de ambos términos:


¿Qué es la Procrastinación?


“Procrastinar” se define como “la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables”.

La acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables es una costumbre muy humana conocida como procrastinación (del latín “pro”: adelante, y “crastinus”: referente al futuro).En otras palabras, no querer enfrentar al toro por los cuernos y dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.


Evadimos situaciones difíciles, tareas importantes, que nos cuesta enfrentar y decimos: mejor mañana; o como diría José Mota “Hoy no, mañaaaana.”





En el libro de Éxodo 8:1-11 (RV60), se narra el proceso por el cual Dios sometió a los egipcios, para que concedieran la libertad a los judíos, en específico estos primeros versos del capítulo narra la plaga de las ranas, de como Dios hizo subir ranas de ríos y arroyos hasta llenar todo Egipto, al punto que Faraón hizo llamar a Moisés y le pidió que orase para que Dios retirara las ranas de la ciudad.


1 Entonces Jehová dijo a Moisés: Entra a la presencia de Faraón y dile: Jehová ha dicho así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva. 2 Y si no lo quisieres dejar ir, he aquí yo castigaré con ranas todos tus territorios. 3 Y el río criará ranas, las cuales subirán y entrarán en tu casa, en la cámara donde duermes, y sobre tu cama, y en las casas de tus siervos, en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas. 4 Y las ranas subirán sobre ti, sobre tu pueblo, y sobre todos tus siervos. 5 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón: Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, arroyos y estanques, para que haga subir ranas sobre la tierra de Egipto. 6 Entonces Aarón extendió su mano sobre las aguas de Egipto, y subieron ranas que cubrieron la tierra de Egipto. 7 Y los hechiceros hicieron lo mismo con sus encantamientos, e hicieron venir ranas sobre la tierra de Egipto. 8 Entonces Faraón llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: Orad a Jehová para que quite las ranas de mí y de mi pueblo, y dejaré ir a tu pueblo para que ofrezca sacrificios a Jehová. 9 Y dijo Moisés a Faraón: Dígnate indicarme cuándo debo orar por ti, por tus siervos y por tu pueblo, para que las ranas sean quitadas de ti y de tus casas, y que solamente queden en el río. 10 Y él dijo: Mañana. Y Moisés respondió: Se hará conforme a tu palabra, para que conozcas que no hay como Jehová nuestro Dios. 11 Y las ranas se irán de ti, y de tus casas, de tus siervos y de tu pueblo, y solamente quedarán en el río.


Justo en este punto viene lo curioso, ya que Moisés en presencia del Faraón le dice: “Cuando quieres que ore para que las ranas sean retiradas de la ciudad, y el Faraón responde: “Mañana”. La respuesta nos parece ilógica, y raya lo absurdo, ya que, si las ranas se habían convertido en un problema incontrolable para el Faraón y su gente, y ahora tiene a su frente la persona que puede interceder por el ipso facto, el decide postergar la solución. Ese es el punto que nos llama la atención, pero cuando reflexionamos, nos damos cuenta que también nosotros en ciertos momentos solemos postergar acciones que requieren atención inmediata, ya que en diferentes grados todos padecemos de la Procrastinación ese extraño síndrome que consiste en la acción o hábito de retrasar actividades, sustituyéndolas por otras menos relevantes, en ocasiones más placenteras. Sinónimo de postergación o posposición.


Sí, hay cosas por cambiar, pecados por confesar, acciones por tomar, y estamos interesados en resolverlo, pero al fin de cuentas lo dejamos para mañana. Pero como podemos postergar la salida de aquello que nos ahoga, se necesita acción inmediata, las ranas estaban azotando la ciudad, la gente no tenía paz, ni tan siquiera el mismo faraón, porque hasta su palacio llegaban las ranas.


El vocablo utilizado para referirse a las ranas es el mismo para referirse a pantano, es el vocablo “Tsefardea” y cuando estas en un pantano moverte o no moverte igual te sumerge, así que necesitas ayuda al instante, no lo puedes dejar para mañana. ¡Si hay ranas en tu vida, es tiempo de identificarlas y exterminarlas ya! No esperes a mañana, saca las ranas de tu vida hoy, no sucumbas en el pantano, Jesús es una mano amiga que se extiende hoy, tómala y sal de pantano, pide que las ranas se vayan hoy.


Como dice el refrán: “Que no te crezcan los enanos.”


Frases sabias sobre la procrastinación:









¿Qué es la Negligencia?


Es la falta de cuidado o el descuido. Una conducta negligente, por lo general, implica un riesgo para uno mismo o para terceros y se produce por la omisión del cálculo de las consecuencias previsibles y posibles de la propia acción.


Por ejemplo: una persona que habla por teléfono mientras conduce un vehículo está cometiendo una negligencia. Se ha comprobado que hablar y conducir son dos actividades que no pueden realizarse a la vez ya que el sujeto se desconcentra y puede provocar un accidente de tráfico.


Un individuo que enciende una fogata en el medio de un bosque también actúa con negligencia. No se juzga, en estos casos, la intención del sujeto: es decir, no se lo acusa de intentar provocar un incendio. Más allá de la intencionalidad, su accionar es negligente por el descuido que refleja y por el potencial daño que pueda causar en el medio ambiente y a su propia persona. Si el fuego se descontrola o no es apagada como se debe, el incendio forestal se producirá pese a que esto no estuviera en sus planes. La Justicia, por lo tanto, castigará al sujeto.


El caso reciente de Julen en el pozo, fue un asunto de negligencia de los padres.


Proverbios 13:4 (RV60)

El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada.


El ejemplo de negligencia de Jacob con sus hijos (Génesis 34, su hermana Dina vengada, posteriormente venden como esclavo a José en Génesis 37 y por último a destacar cuando están pasando la hambruna en Génesis 42:1). Jacob descuido la crianza de sus hijos lo que llevó a que fueron unos desastres capaz de hacer todo aquello que vemos relatado en estos capítulos de Génesis.


Negligencia de David con Amnón, Tamar y Absalón (2 Samuel 13, concretamente los versículos 20 al 22 son los claves). Amnón que era medio hermano (por parte de padre) de Tamar y Absalón, violó a su hermana Tamar. Absalón y Tamar eran hermanos de padre y madre. Absalón cuando se enteró se llenó de enojo e ira y fue a contarle lo que había pasado a su padre, curiosamente David no reacciona, le causa dolor pero no pone cartas en el asunto, esto fue una absoluta negligencia de David que Absalón no entendió y posteriormente le llevó a vengarse por su propia mano y a querer usurparle el trono a su padre.


Principio #15 Lo que te trajo hasta aquí no te llevará hasta allá


Anécdota del pavo en dos trozos:

Resulta que había una familia que por Navidad siempre la madre hacía pavo relleno, y a todos los hijos (ya casados) les encantaba. Una navidad, la madre ya no estaba, había fallecido, y fue la hermana mayor la que se encargó de continuar con la tradición, haciendo todo exactamente como su madre le había enseñado. Otra de las hermanas le preguntó a su hermana mayor la receta de su madre para hacerla ella también en alguna otra ocasión y le explicó todo detalladamente: Tienes que ponerle estas especias... etc, y muy importante que lo cortes en dos trozos... La hermana menor le preguntó: ¿Por qué en dos trozos? Y la hermana mayor le dijo: Porque así lo hacía mamá. A la hermana menor no le convenció lo de cortarlo en dos trozos y le causó curiosidad, hasta que al investigar se dio cuenta que lo de partir el pavo en dos trozos era porque a la madre no le cabía el pavo entero en su horno jaja, pero a su hermana mayor le cabía perfectamente entero y lo estaba cortando en dos trozos tontamente, gastando más tiempo para cocinarlo innecesariamente.


A veces hacemos las cosas por costumbre, sin preguntarnos si realmente tienen sentido o haciéndolo de otra manera sería mejor.


La tradición, las formas y la liturgia se agazapa en costumbres que llevan años y que nadie se ha animado u ocurrido a cuestionar que no sabemos quién las introdujo en ocasiones, y seguimos respetando y hasta venerando porque siempre fueron así o porque todo el mundo lo hace así, y nadie se pregunta el por qué.


Hay que ser contemporáneo. Renovarse o morir.

Como Pablo decía en 1ª Corintios 9:20-22 (RV60):

20 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; 21 a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. 22 Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos.


Si bien hay propósitos sagrados, no hay metodologías que lo sean.

La Biblia no cambia, Dios no cambia, pero cada generación de la iglesia debe encontrar cómo ser efectiva en cumplir con los propósitos de Dios en su particular contexto temporal y espacial, y por eso es tan urgente el ser contemporáneo y creativo.


¿Cuál fue la primera orden que Dios le dio a Adán? Ponerles nombre a los animales del huerto: creatividad.


El Señor nos encomendó a que hiciéramos discípulos, pero no nos dijo la forma, sólo que fuéramos a todo lugar enseñando lo que Él les había enseñado.


Cuenta Dante Gebel que un misionero fue a una tribu indígena que ya había sido evangelizada anteriormente y se alarmó cuando vio que el líder de esa iglesia en esa tribu estaba permitiendo que las mujeres fueran con los pechos descubiertos. El misionero cogió aparte al líder y le llamó severamente la atención por esto que estaba permitiendo. El líder le explicó que en esa tribu era una honra que las mujeres llevaran los pechos descubiertos porque eran un símbolo de crianza y sustento de la madre hacia los hijos que veneraban y que ensalzaban como algo honroso, de hecho, las mujeres que llevaban los pechos tapados eran las prostitutas en esa tribu.


Esta anécdota nos habla de que no todas las formas y metodologías funcionan de la misma manera en cada lugar, tenemos que ser culturales, siempre y cuando eso no conlleve infringir los principios de la Palabra de Dios.


Profesor: Josué Sánchez

39 vistas

© 2018 por JOSUÉ SÁNCHEZ CONESA

  • Facebook Clean
  • Twitter limpio
  • YouTube Clean