Lección 1 ¿Es confiable la Biblia? 1ª Parte | Introducción a la Biblia

Actualizado: 7 de sep de 2019



Audio de la lección en Cartagena:


Audio de la lección en Fuente Álamo:


Comenzamos hoy una nueva asignatura que considero fundamental porque sobre ella se basa todo lo que creemos. La Biblia es nuestra única fuente de verdad y autoridad.


Hoy vamos a comenzar respondiendo a la pregunta que mucha gente se hace: ¿Es confiable la Biblia? ¿Realmente es la Palabra de Dios? ¿Acaso no es un libro de invención humana? O a las afirmaciones de muchas personas que la quieren desacreditar diciendo que está llena de errores. Vamos a desarrollar este tema base sobre el cual iremos construyendo en las próximas clases y para ello vamos a comenzar hablando de la Revelación y la Inspiración de las Escrituras.


Imagino que si estás en esta clase tu respuesta a estas preguntas está clara, por supuesto que la Biblia es confiable, pero más allá de que lo tengamos claro y lo creamos con todo nuestro corazón, es bueno que veamos y tengamos claro los fundamentos y argumentos que apoyan esto para contrarrestar cualquier ataque de Satanás contra nuestras mentes intentando debilitar nuestra fe e incluso que apostatemos de ella como ha pasado con tantos cristianos últimamente.


Estudiando la historia vemos que hasta el s. XVII la doctrina de la inerrancia de las Escrituras era comúnmente aceptada, pero a partir de aquí empezaron a haber dudas y ataques contra la Biblia, alcanzando en el siglo pasado, el s. XX al mundo evangélico.


Con el surgimiento de Internet y demás, mucha gente ha vertido su opinión en contra de las Escrituras, guiados por Satanás para desacreditar a la Palabra de Dios con todo lo que eso implica. Si la Biblia no es totalmente creíble, su mensaje tampoco lo es, por lo tanto, Dios queda en duda.


Por poner un ejemplo, hace unos años salió una nueva versión del Nuevo Testamento, llamado “El código real” que decía ser el verdadero y genuino nuevo testamento originario de los supuestos manuscritos hebreos y cuando uno lo examina se da cuenta de que es una versión totalmente corrupta de los manuscritos originales que por cierto no fueron escritos en hebreo, sino en griego. En esta falsa versión versos han sido tergiversados y al final el propósito de esa supuesta biblia es anular a Jesús como el Hijo de Dios, negar la divinidad de Cristo con todo lo que eso implica. Mucho cuidado con descargaros esa Biblia o esa versión o si alguien os habla de ella, porque es una versión corrupta que apoya la herejía.


Os voy a mostrar algún ejemplo de algunos textos del Código Real para que veáis:


En Juan 1:1 dice que Jesús era una expresión de Dios. Ni siquiera los Testigos de Jehová se han atrevido a tanto. Cristo, la Palabra, no sólo no era Dios sino simplemente una expresión de Dios, eso nos dice el Código Real.


Tomás llama a Cristo “Mi Señor y mi Dios” en Juan 20: 28. Sin embargo, ahí el Código real ha ido aún más lejos que la Versión de los Testigos de Jehová y “traduce”: “Respondió Tomah: “Mi Adón y mi Juez”. Adón significa señor. De nuevo, no existe un solo texto del NT que justifique esa traducción, pero eso al autor del Código real no le importa lo más mínimo, su objetivo es privar a Cristo de su divinidad. Semejante comportamiento se repite – no podemos citar todos los casos – en otros textos.


* En el material optativo de esta lección encontraréis tres breves artículos que hablan un poco más sobre el Código Real, para los que estéis interesados en el tema.


Viendo los estragos que está haciendo Satanás con este asunto, quiero tratar este tema porque lo considero muy importante y para introducirme en el tema de hoy quiero usar una pregunta que puse en el último examen de Vivir con sabiduría, que fue la siguiente:


El libro de Eclesiastés no es inspirado por Dios. Verdadero o Falso.

Casi el 60% respondisteis Verdadero. (8 personas en total)

Siendo que la respuesta correcta es Falso, porque todos los libros de la Biblia son inspirados por Dios.


Vamos a ver lo que dice en 2ª Timoteo 3:16-17, es un versículo muy conocido por todos:





Dios se revela de varias formas, primeramente en un sentido general, en donde toda la humanidad puede conocer que hay un Dios poderoso e inteligente que existe y esto es visible por medio de la creación.





El ateísmo no tiene ninguna excusa, es una auto negación de lo que realmente hay en el sentir del ser humano desde la creación, porque el ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, por tanto, todo ser humano sabe que hay un ser superior y siente un vacío en su interior hasta que lo conoce y tiene una relación con Él. El problema es que el pecado nos ciega y hace al hombre rebelarse contra Dios y endurecer su corazón hasta el punto de auto engañarse y negar a Dios y la existencia de Él.


Ahora bien, si uno quiere conocer de forma más específica a Dios, cómo es Él, cómo es su corazón, el propósito del ser humano, y tener una relación con Él, esto es solamente posible a través de la Palabra de Dios, la Biblia, y la persona de Jesucristo.







Toda la Biblia es conocida como la revelación de Dios, pero no todo su contenido es una revelación divina, a veces se revela el corazón del ser humano, a veces se hablan cosas naturales, pero siempre con una intención de luego revelar algo de Dios, y quiero explicar esto un poco mejor.


Todo lo que contiene la Biblia, está registrado por inspiración, bajo la supervisión del Espíritu Santo. Por ejemplo, Dios guío a Salomón a incluir en su libro de Eclesiastés, sabiduría fatalista humana y secular, es decir, la vida a través de un ser humano sin tener en cuenta a Dios, él concluye que es una vida sin sentido, es una opinión humana, es el sentir humano sin tener en cuenta a Dios. El hecho de que Salomón escribiera esto fue bajo la inspiración del Espíritu Santo, en el sentido de que Dios quiso que esas palabras fueran escritas para desarrollar un tema, la perspectiva de la vida, sin Dios y con Dios. La revelación de Dios viene al final del libro en el capítulo 12, después de que Salomón ya ha expuesto la perspectiva humana, si no hubiera sido así el libro y el tema hubieran estado incompletos.


Otro ejemplo lo tenemos en los "amigos" de Job, que hablaron cosas que no revelan el corazón de Dios, pero sí están incluidos como pasajes inspirados por Dios, porque Dios quiso desarrollar un relato, una historia y para eso era necesario que quedaran escritas las palabras que dijeron los amigos de Job, aunque fuesen palabras incorrectas, que no eran la verdad.


Por poner un último ejemplo, hoy mismo yo estaba leyendo un salmo, el Salmo 137, que viene a ser lo mismo que estamos diciendo. Hay tres versículos que llaman mucho la atención:


En estos dos primeros versículos nos llama la atención que el salmista (es anónimo), declara que su mayor tesoro, su mayor alegría, lo que le da sentido a su vida es Jerusalén, su ciudad natal, su patria, su orgullo. Obviamente esto no es lo correcto porque sabemos que nuestra perla de gran precio, nuestro mayor tesoro debe de ser Dios. ¿Significa entonces que Dios apoya este pensamiento expresado por el salmista? En absoluto, es simplemente una expresión humana de lo que siente en ese momento.


Veamos el siguiente versículo de este salmo que aún llama mucho más la atención, hasta el punto de asustar.


El salmista está instando a que maten a bebés!


Vamos a explicar esto. Si vamos al contexto del salmo nos damos cuenta de que es un salmo escrito desde el cautiverio en Babilonia, es decir, cuando después del período de los reyes de Judá, Jerusalén es conquistada y arrasada y el pueblo de Israel es llevado cautivo a Babilonia, el imperio más grande en ese momento, un imperio despiadado, tan despiadado que mataban a los bebés sin compasión, a madres, hijos, padres, etc.


El salmista posiblemente experimentó el dolor de que le asesinaran a su bebé o a sus bebés, o simplemente vio como se los asesinaban a sus familiares, amigos y vecinos. En el momento en el que él escribe este salmo se encuentra en otra tierra como esclavo, lo ha perdido todo, a lo mejor hasta a su familia de forma despiadada, y ha visto la carnicería que han hecho los Babilonios con sus familiares y amigos. Él en este salmo expresa a Jehová todo el dolor de su corazón, su tristeza y angustia y como cualquier humano clama por justicia, que se haga con los Babilonios como se ha hecho con nosotros. Pero que el salmista exprese esto no es que Dios apoye esa venganza o ese sentir, sino que a través de este salmo concluimos que Dios desea que nos acerquemos a él y le abramos nuestro corazón con honestidad, que le expresemos nuestros sentimientos y dolores, porque Él nos entiende, nos comprende y Él hará justicia a su tiempo y a su manera. Vemos una cosa positiva en el salmista, en ningún momento a pesar de su dolor, le muestra odio o rencor a Dios por haber permitido que le pasara todo eso, sino que clama a Él consciente de que la justicia viene del único Dios soberano, Jehová.


Concluimos por tanto que en las Sagradas Escrituras hay distintos grados de revelación, pero no hay distintos grados de inspiración. Por ejemplo, el libro de Romanos es mucho más elevado y sublime que el libro de Levítico en cuanto a la revelación de Dios en su plan de salvación y el estado del ser humano, sin embargo, toda la Biblia es inspirada por igual, cada palabra, frase, relato, profecía, etc. son tal como Dios quiso que fuesen incluidos en la Biblia.


Dios en su infinita sabiduría preparó de antemano a los aproximadamente 40 escritores bíblicos, que vivieron en un período de 1600 años, desde Moisés hasta el apóstol Juan. Dios los conoció, llamó, forjó y capacitó por medio de las circunstancias: cultura, familia, condiciones sociales, estudios, adversidades, experiencias, etc. para llegar a ser el instrumento adecuado para el servicio que Dios requería de ellos, el escribir las Sagradas Escrituras. Fueron hombres de diferentes clases sociales y de variada posición económica. A todos ellos los utilizó Dios como instrumentos y los guío en la escritura de su Palabra sin que cometiesen errores. Lo que Dios quería comunicar a la humanidad fue revelado a autores humanos por el Espíritu Santo. El Espíritu Santo les permitió entonces hablar o escribir esta revelación en sus propias palabras, sin error u omisión, como las mismas palabras de Dios. De modo que, desde el inicio en Génesis hasta el Apocalipsis, los libros de la Biblia se presentan como la palabra de Dios y como verdaderos y autoritarios. Cada palabra de la Biblia—cada libro—son igualmente inspirados y autoritarios.

Y, sin embargo, no es como que Dios dictó al pie de la letra la Biblia a sus autores humanos. Ellos escribieron con su propia creatividad, y en sus propios estilos, y en su propio vocabulario, cumpliendo exactamente lo que Dios quería.


¿Cómo puede ser esto? Uno de esos autores, Pedro, nos da una idea en:


Esa palabra “impulsados” es la misma palabra que describe la barca de Pablo en Hechos que es “impulsada” por la tormenta. Dios guío la Escritura como guío esa barca, para que dijese lo que Él quería revelar de forma especial al ser humano.

113 vistas

© 2018 por JOSUÉ SÁNCHEZ CONESA

  • Facebook Clean
  • Twitter limpio
  • YouTube Clean