La ilustración del bautismo


Hechos 8.26-39

26 Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto.

27 Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar,

28 volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías.

29 Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.

30 Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees?

31 El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.

32 El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca.

33 En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida. m

34 Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro?

35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.

36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?

37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.


Es Probable que usted haya escuchado el dicho: “Una imagen vale más que mil palabras”. Aunque no podemos negar el poder del evangelio comunicado con palabras, hay un gran beneficio al ver la salvación manifestada de una manera dramática en el bautismo de un nuevo creyente. Cuando entramos en las aguas del bautismo...


Proclamamos el mensaje del evangelio: que Jesucristo murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día. El bautismo sirve como un recordatorio de lo que el Salvador ha hecho por nosotros.


Mostramos lo que ha sucedido con nosotros por la salvación (Ro 6.3-14). Sumergirse en el agua representa la muerte y la sepultura con Cristo de nuestra antigua vida. Ser levantado del agua expresa nuestra nueva vida en Cristo y nuestra unión a Él. Así como nuestro Padre celestial resucitó a Jesucristo de entre los muertos y le dio vida, ha hecho lo mismo por nosotros espiritualmente. Ya no somos la persona que una vez fuimos, porque Cristo ha roto el poder del pecado en nosotros.


Declaramos de manera pública nuestra fe en la resurrección de Jesucristo y en nuestra propia resurrección corporal futura. Señala la verdad de que hay vida más allá de la tumba. Algún día, también recibiremos un cuerpo resucitado y viviremos para siempre con Cristo.


El bautismo es un mandamiento para todos los creyentes, no una opción. Como tal, es tanto una obligación como un privilegio. Nuestra familia y nuestros amigos no creyentes necesitan ver esta verdad en nuestra vida. Y usted, ¿ha dado testimonio público de fe en Jesucristo por medio del bautismo?

2 vistas

© 2018 por JOSUÉ SÁNCHEZ CONESA

  • Facebook Clean
  • Twitter limpio
  • YouTube Clean